Cuenta atrás

Publicado: 22 junio, 2010 en Personal, Reflexión
Etiquetas:, , , , ,

Apenas dos horas. Menos de ciento veinte minutos. Los segundos se me pierden entre los dedos, como si de arena se tratase. En breve el reloj se pondrá a cero después de diecinueve años de esfuerzo, sudor, lágrimas y recompensas.
Si todo sale bien (y nada parece indicar lo contrario) hoy entraré en el Aula 2.2 como un simple estudiante y saldré transformado en periodista. Y, dados los tiempos que corren, seguramente al diploma se le agregará el carnet de parado perpetuo.
Menos de dos horas para pasar de la esclavitud a la efímera sensación de libertad que rodea al mercado laboral. El fin de esta etapa, tan próximo, me hace recordar algunos momentos de mi paso por la UPV en estos cuatro años.
Han sido instantes de incertidumbre, de enfados, de enfrentamientos, de estrés, pero también he de decir que me lo he pasado bien. Decía un profesor que a lo largo de la carrera sólo se llega a conocer bien a dos o tres personas. Yo he conocido personas maravillosas con las que voy a seguir mi camino hacia delante, con las que compartiré mi futuro, pero por desgracia en este tiempo también he visto gente que me ha defraudado, con las que a partir de ahora mantendré la distancia, siempre con la obligada cortesía.
He de reconocer que estaba deseando que llegase este momento. Durante todo este tiempo he sufrido un paulatino descontento. Mi vocación de periodista me hacía ver la profesión como algo idílico, y ahora salgo pensando que todo con lo que había fantaseado son meras utopías. El periodismo actual dista mucho de ser esa noble profesión de la que me enamoré.
Pero no todo va a ser en clave negativa. La universidad me ha enseñado no solo a conocerme a mí mismo, sino que me ha mostrado la realidad, me ha enseñado lo que hay fuera, los juegos a menudo sucios, las apariencias… Si de algo estoy seguro es que las ostias que me de no me van a pillar por sorpresa.
Como colofón, porque se me acaba el tiempo, me gustaría contar una anécdota. Tiene que ver con mi primer, y único, suspenso. Fue en febrero del primer curso, la primera nota que me pusieron. La asignatura era Economía General. Por aquel entonces yo desconocía la existencia del sistema de notas a través de Internet, por lo tanto acudía como un cordero camino del matadero al tablón. Ahí estaban las notas. Busqué mi DNI, y al asociar la nota vi un mísero tres. Me hundí por momentos, puesto que aunque era una asignatura compleja, no pensaba haber hecho un examen tan malo.
Pensé si acaso merecía la pena seguir, ya que había recibido la primera en la frente. No me vi capaz de continuar, lo consideré un fracaso. Hasta que volví a mirar la nota, y me di cuenta de que me había confundido con la de abajo. La mía era un aprobado.
Así que espero que la tendencia sea la misma en estas dos notas que me quedan por recibir.
Anuncios
comentarios
  1. IBB dice:

    Ejem ejem, no has contado la que lloraste al profesor pero en fin, enhorabuena señor periodista. A ver si seguimos la racha y se dignan a aprobarme dibujo de una santisima vez

    • danigonzalez dice:

      No lo cuento porque no fue llorar. No contabilizaron las notas de los trabajos, en los que tenía un 9, y que era la mitad de la nota.
      Y no fue llorar sino una negociación con los dos profesores de esa asignatura, junto con la delegada y en calidad de subdelegado, para que se reconocieran esos trabajos a la gente que gracias a ellos podía aprobar. 10 personas se beneficiaron de esa repesca.
      Fue un error de criterio, no un suspenso. ¿O acaso es normal que sólo aprobasen cuatro personas de más de cuarenta?
      A ver si el tribunal se porta con lo tuyo, pero ya sabes que si suspendes no es porque lo hagas mal, sino porque tu profesor te odia.
      Gracias por la visita. Por cierto, tienes una entrada muy buena, se llama Breve historia de los EEUU. deberías ver los dos vídeos.

  2. IBB dice:

    Por cierto, en Arquitectura SI es normal que solo aprueben 4 de 50 personas. Se llama Estructuras ó Construcción 3 Ó ….

    • danigonzalez dice:

      No se puede comparar Arquitectura con asignaturas que son fundamentales para que los edificios no se derrumben con Periodismo y cuatro meses de Relaciones Internacionales, con dos profesores y una materia de 50 hojas no explicada en clase por parte de uno de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s