Me encantan los gestos de las personas avariciosas hasta más no poder. Esa chulería de quien puede mirarte de arriba abajo y decir sin miedo a equivocarse que eres un mindundi o, en algunos casos, un pordiosero. Adoro la prepotencia de quienes ganan en un año lo que yo tardaría en ahorrar más de cincuenta. Porque, como diría el célebre anuncio de L´oreal, ellos lo valen. O eso creen.
No me estoy metiendo de nuevo con los futbolistas (no merecen que les dedique una línea más), sino con esos semidioses llamados controladores aéreos, gente normal y corriente que hace una labor complicada y a la que durante años se ha mimado en exceso consintiéndoles salarios abusivos sólo porque cierta clase dirigente los consideraba algo imprescindible.
Puede que lo sean, pero por poco tiempo. A los señoritos, funcionarios de pro que se embolsan gracias a una abultada lista de horas extras casi cien millones de las antiguas pesetas, les parece mal que ahora el gobierno quiera cortarles el grifo por el que manan ríos incontrolables de cava. No se dan cuenta de que el país entero está en crisis, seguro que ni siquiera saben qué es una crisis, y desde su poltrona en las torres de control dicen entre bocados de ibéricos “que los pobres paguen la crisis”. A ellos, que si quieren cambiar de coche sólo tienen que meter unas cuantas horitas más en un mes, ahora su trabajo les causa estrés, una epidemia que va de torre en torre y amenaza con convertirse en una nube como la que colapsó todo el tráfico aéreo, sólo que esta vez estará compuesta al 100% de mala leche. ¿Cómo no sufrían de este mal cuando su sueldo no estaba en entredicho y se pegaban entre ellos por acumular turnos?
Alguien puede decir: “manejan las vidas de miles de personas”, y por ello justificar tan abultado caché, pero entonces, por esa regla de tres, a los militares, policías y demás funcionarios que se juegan la vida a diario también habría que entregarles los millones con lacito morado para que hagan juego. ¿Por qué unos son privilegiados y otros se las ven canutas para llegar a fin de mes?
Pero no quiero entrar a debatir si merecen su sueldo o no. Más bien me interesa hablar del daño que están causando con su pataleta digna de parvulario. Su huelga implícita no sólo retrasa los vuelos y perjudica a los pobres pasajeros que ninguna culpa tienen, sino que además ponen en riesgo las vidas de los mismos. ¿Por qué? Si ya de por sí es un trabajo tenso, obliga a una persona a hacer la labor de tres. Ésos sí que merecen una baja por estrés y no los caraduras de sus compañeros que se dedican a disfrutar de la vida ociosa del estresado y aburrido rico.
Puede que en breve se acabe este chollo. Desde Fomento se ha amenazado con fundamento, al más puro estilo Reagan. Si ellos no quieren trabajar, ya habrá otros que lo hagan. Estoy hablando de los militares, personas con las mismas capacidades y mucho más baratos. Que sea una suplencia temporal o permanente (como pasó en los EEUU) depende tan sólo de la capacidad de comprensión de estas grandes mentes. A ver cuánto tardan en entender que hay cuatro millones de parados en España y un agujero en el gasto público que se está cargando las políticas sociales.
Un ejemplo: gracias a sus colegas franceses se han tenido que cancelar en España 73 vuelos. ¿Cuántas personas se han quedado en tierra? ¿A cuántos han jodido bien jodidos? Pero lo peor está por llegar. De seguir así, el turismo perdería más de 15.000 millones de euros. Un palo que nuestra maltrecha economía no puede soportar.
¿Tenemos que perder todos los españoles por la cabezonería de unos cuantos? ¿Debemos pagar las consecuencias de su pulso injustificado al estado? Yo creo que no. Y no porque no tengan derechos laborales, pero su caso no es comparable con el de un funcionario del metro de Madrid que ingresa al año menos de 20.000 €. En este caso lo desorbitado de sus exigencias les hace perder toda la razón.
Pero hasta que se rindan o los echen a la calle ellos se seguirán riendo de las personas normales a las que el subsidio de paro no les da para alimentar a su familia. Cada titular, cada noticia, será un insulto para los que se desloman por poco más de mil euros al mes. ¿Hasta cuando tendremos que aguantarlo?
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s