A la crisis económica le ha salido una importante competidora en el turbio mundillo de aquellas noticias que quieren ocupar primeras planas en periódicos o telediarios. Mientras los españoles estamos con el agua al cuello el presidente de los EEUU Barak Obama la tendrá por la cintura en la Costa del Sol. El hombre más poderoso del mundo parece unirse a la multitud de turistas que buscan en España unas vacaciones baratas. Aunque en su caso la factura será abultada y correrá a cargo de la nación norteamericana.
El destino no podía ser otro: Marbella. La hasta hace poco finca particular de Roca y patio de recreo de Julián Muñoz y la Pantoja. Una tierra salpicada por el fango de la corrupción, que aún así no ha logrado quitar el brillo de los años dorados en los que la jet set se codeaba con los mafiosos más importantes de toda Europa.
El Rey aprovechará la ocasión para tomarse un cacharro con Obama en plena camaradería. Obviamente, pagará el salvador del dólar, ya que el euro está mal visto últimamente, o por lo menos poco visto para los españoles. Y mientras Michelle y Barak contemplen con la familia y los guardaespaldas las enternecedoras puestas de sol de nuestra costa muchos de los miembros de la especie autóctona de la zona colindante (en Marbella tienen prohibida la entrada) verán cómo pasa otro día sin trabajo, y lentamente se hundirán en la miseria.
Ah, bien distinto sería todo si Obama en vez de venir a descansar lo hiciese para echar un cable (y no al cuello) al presidente español con el tema de la crisis. Pero teniendo en cuenta que ni el primer partido de la oposición se arremanga la camisa para sacarnos del desastre sería raro que un semidiós se interesase por los que tras las murallas de su hotel fortaleza agonizan.
Seguramente las vacaciones de la familia Obama atraerán la atención de los medios y, cómo no, de los que aún tienen luz en sus casas y pueden ver la televisión. Incluso algún indigente seguirá con todo lujo de detalles en los periódicos rescatados de las basuras la última aventura del perrito de los Obama, que como no tiene un pelo de tonto también se habrá apuntado al ciclo veraniego. Y la gente dirá que no somos un país al borde del abismo porque todavía hay gente famosa que sabe ubicarnos en el mapa.
Cuando el Air Force One despegue rumbo a América todo habrá acabado. Seremos los títeres del ‘Bienvenido Mister Marshall’ del siglo XXI y encontraremos otro tema que nada nos aporte con el que olvidar nuestras miserias.
PD: Prometo mirarme lo del cinismo. Esto ya no es normal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s