La fiesta llega a Vitoria

Publicado: 4 agosto, 2010 en Opinión
Etiquetas:, , ,
Los vitorianos cuentan los segundos que faltan para que todo se llene de color, alegría y mucho cava. En unas horas (a las 18.00 en la Virgen Blanca) Celedón bajará de su torre para unirse al jolgorio, y una vez tan ilustre invitado esté sobre la multitud la euforia dará comienzo a unas fiestas mágicas, maravillosas, bla bla bla…
Sí, por supuesto que serán unas fiestas inolvidables, pero además de por la felicidad por muchos otros motivos. Y es que lo bueno siempre tiene alguna pega, y en este caso las fiestas de La Blanca no van a ser menos. Estos días serán una barra libre para el hurto en todas sus formas, desde el encarecimiento de todo lo consumible a la picaresca del que disfruta con el tacto de las carteras ajenas. Por no hablar de las posibles peleas que surjan, o los accidentes que sucedan. Sin olvidar a nuestro gran amigo ‘Coma etílico’ se dedicará a azuzar a jóvenes y adultos a que se unan a su particular fiesta.
La polémica está servida. A la puerta de nuestra plaza de toros estarán los abucheos de los antitaurinos y los cortes de mangas de los sádicos que entran a espectáculo. Nuestros respetables ancianos coparan las colas de todos los eventos que ofrezcan algo gratis y unos cuantos blusas darán lo mejor de sí mismos en los jardines de la zona, para luego ir frescos y relucientes al paseíllo con su katxi.
Podría decirse que soy una persona que no disfruta de la fiesta. Al contrario, soy feliz viendo la sonrisa de los niños y jóvenes que todavía se entusiasman con las barracas y los fuegos artificiales. Me encanta ver los puestos, y a la gente que se extasía ante ellos. Me emociono con los conciertos como el que más, y estoy orgulloso de las fiestas de mi ciudad.
Pero no quiero caer en el engaño de decir que todo es maravilloso. Ese engaño puede atraer a algún desconocido, pero no lo logrará fidelizar si no vive la magia. Hay dos hermanos alemanes que visitan La Blanca desde su infancia, y adoran estas fiestas. Es con ese espíritu con el que me quedo. Pero no vendamos la moto de que estas fiestas son únicas, porque el que venga esperando encontrar algo más se marchará defraudado.
Seamos sinceros, La Blanca es una gran fiesta, pero no es la mejor del mundo. De hecho, no creo que ninguna pueda ocupar tan ilustre puesto. Siempre habrá una cara oscura, aunque pocos quieran verlo.
De todas maneras animo a todos los que quieran acercarse a las fiestas a que las vivan y disfruten, y que cuenten sus experiencias. La magia está ahí, en hacer feliz a la gente, y no en montar la traca más espectacular, traer a un cantante de fama mundial o tener la noria más grande.
¡¡¡FELICES FIESTAS DE LA BLANCA 2010!!!

Anuncios
comentarios
  1. IBB dice:

    Felices fiestas, espero k no se te atraganten. Yo haré como los vitorianos de pro, empiezan las fiestas y cogemos vacaciones, jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s