Después del puenting… ¡¡¡Balconing!!!

Publicado: 14 agosto, 2010 en Actualidad, Opinión
Etiquetas:, , , ,
Señoras y señores, acaba de implantarse en España un nuevo deporte, Como todo lo nuevo, lo han traído los extranjeros con motivo del periodo vacacional. Y es que ya no está de moda hacer puenting, sino que lo más ‘in’ para el verano es el balconing.
Para el que no sea muy ducho en el spanglish se trata del salto libre desde balcón, a ser preferible desde alturas considerables, practicado por personas federadas en el deporte de alzamiento de vidrio. Y es que con el alcohol corriéndoles por las venas los guiris se convierten en los nuevos supermanes, aunque con el fallo de que ni vuelan ni son invulnerables a los impactos contra el asfalto. Por ello, de cincuenta percances sufridos por los ‘deportistas’ ocho han acabado a dos metros bajo tierra, y no porque hayan destrozado la calzada a su paso.
Ojo, que esos eran los reclutas patosos que no sabían donde se metían. En esta modalidad hay héroes que logran colarse en la habitación del vecino (en muchos casos vecinitas) o darse un chapuzón en la piscina. Dan cuenta de ello las numerosas grabaciones que hay en Youtube de extranjeros victoriosos cortando el aire en su caída en picado. Ellos logran la gloria que a los otros les es arrebatada.
Pero los hosteleros ven con preocupación la llegada masiva de deportistas que o saltan felices o intentan trepar por sus fachadas para no admitir que han cambiado la llave de la habitación por un chupito de absenta. Claro, si se dan muchos accidentes mortales, ¿quién paga después la cuenta? O tal vez sea por el mal trago que pasa la señora de la limpieza a la hora de recoger los sesos de la zona de la piscina.
Vale, puede que esté siendo demasiado irónico, pero esto es reír por no llorar. Una cosa es tomarse veinte cervezas de más y otra es cargarse de alcohol hasta tal punto que la locura acabe provocando un suicidio involuntario. Y lo triste es que España es un país de turismo etílico, donde por trescientas libras un inglés tiene un fin de semana completo de alcohol, comida, droga y sexo. Entiendo que necesitemos fomentar la llegada de extranjeros con papeles (de colorines y de curso legal), pero en ese afán hemos llegado a convertirnos en sede olímpica del balconing. Y los muertos espantan al resto de turistas.
De todas maneras, cada vez entiendo menos a la especie humana. Arriesgar la vida no es divertido, aunque para los jóvenes una foto suya volando sin motor es una prueba de que son guays y enrollados. Ya tienen con que fardar. Y claro, el resto quiere ser como ellos y no les importa morir en el intento. Si quieren experimentar sensaciones fuertes que pasen un mes viviendo como vagabundos, que entonces aprenderán que la vida no es sólo juerga continua.
Y lo peor es que ya hay hasta una web de este ‘deporte’: http://www.balconing.com/


comentarios
  1. stefany soy atea y muerdo dice:

    me esta gustando lo que leo en tu blog.
    y a ti que te preocupa los nuevos deportes?
    total que se maten, menos gente mas nos toca a los que quedamos.
    ademas la vida o muerte del ser humano es insignificante… todo lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s