Hay cosas que son como la noche y el día, es decir, que son imposibles de juntar. O al menos lo parece. Porque disfrutar de los sanfermines en Sevilla ya es posible, por lo menos si eres un avispado (o inconsciente) guionista de Hollywood al que los jefes le presionan para ahorrar en escenarios. Así son las cosas. En la nueva película de Tom Cruise, ‘Noche y día’, la fiesta pamplonica se traslada a tierras andaluzas con unos encierros más que navarros corridos por extras andaluces ataviados de rojo y blanco.
Mi duda tras ver las imágenes es si la cosa ha sido un error garrafal (de los que se cometen por darle mucho a la garrafa, se entiende), si bien trasladarse a Pamplona era demasiado caro o si directamente querían sorprender al público español. Puede que esto tenga una explicación coherente, pero para los norteamericanos, porque para los que somos del “Spain is different” los sanfermines siempre han estado en la capital navarra.
Vale, reconozco que en esto del cine se puede tergiversar un poco la realidad, pero ojo ¡sólo un poco! Es como si la final de la Super Bowl se trasladase a una de las plazas de toros de México a ritmo de mariachis exaltados con sus tacos en la mano. De esta manera los tiernos adolescentes (y adultos con poca sesera) que vean la película jurarán con la mano en el Big Mac que Sevilla es la tierra de los sanfermines, y los guiris que hayan pisado la fiesta asentirán, ya que la resaca acumulada de los días de jolgorio les hizo olvidar el nombre de ese lugar exótico donde el kalimotxo corría por las aceras libre como el mar al sucumbir su dueño al coma etílico.
Y yo soy el primero que tendría que tirarme a mí mismo la piedra, ya que, como intento de escritor que soy, a veces he alterado la realidad de forma desproporcionada para que todo se ajuste al argumento. Pero estamos hablando de otro tipo de arte donde esta práctica es válida.
Para mí trasladar los sanfermines a Sevilla es un insulto. Me recuerda al hermanito de Bush cuando consideró a Aznar presidente de la República de España (imagino al bigotes llorando en el cuarto de baño, maldiciendo con acento tejano que dudasen de su monarquismo). ¿Cuándo dejaremos de ser el país del flamenco, los toros y Don Quijote para los extranjeros? Parece que debemos conformarnos con que un niño de los gloriosos y esplendorosos Estados Unidos de América sitúe a nuestro país correctamente en el mapa, y quizá dentro de cincuenta años un guionista hará una escena de la Feria de Abril en plena calle de la Estafeta, para hacer eso que llaman justicia poética.
¿O será que los americanos van a implantar una tradición novedosa de hacer unos sanfermines itinerantes?
He aquí el vídeo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s