Los viajes del tío Pepe

Publicado: 20 agosto, 2010 en Actualidad, Divagaciones, Política
Etiquetas:, ,
¡Es tiempo de vacaciones! Millones de personas disfrutan de los días libres de agosto viajando por las diferentes partes del mundo, olvidándose del trabajo y de los problemas. Es un privilegio no sólo reservado a las personas importantes, sino a todos los mortales. Pero claro, alguno de estos viajes son más sonados, o por lo menos hacen más ruido. Y es que el pobre José María Aznar, que con toda la ilusión del mundo se preparó unos días en Melilla, va y llega en pleno conflicto internacional.
Mientras el ex presidente paseaba ajeno a la polémica que han despertado las disputas fronterizas acompañado de un despliegue de escoltas a los que, amable él, regalaba también unas horas de vacaciones, sus pasos le llevaron por descuido al puesto fronterizo donde está todo el problema. Allí algo alteró sus vacaciones, y al entrarse de que los pobres agentes fronterizos estaban siendo ninguneados, sacó su vena humanitaria y dijo que eso “no podía continuar”.
El mandato de José María Aznar es recordado por su gran labor humanitaria. Él se unió a la ONG Militares sin fronteras para sacar a Irak del caos, regaló a la costa cantábrica toneladas de petróleo y logró que las funerarias de Madrid hiciesen buena caja el mes de marzo de 2004. Por eso, a nadie le extraña que convocase a los medios para alertar de la situación y luego se entrevistase con el presidente de Melilla, casualmente de su propio partido.
“No he venido a criticar”, dijo con lágrimas en los ojos Aznar, quien tenía roto el corazón por ver sufrir a las policías nacionales por los carteles denigrantes que han colocado los activistas marroquíes. Como perfecto caballero salió en su auxilio, y al final apuntó a Zapatero como culpable de la situación, pues le pareció haberlo visto con turbante y cimitarra rondando al otro lado de la frontera.
La acción solidaria de Aznar no ha sentado bien al gobierno, quien acusa al ex presidente de “deslealtad” y le espetó que “no había hablado antes con el Gobierno”. ¿Pero es que ahora para hacer un viaje de placer hay que pedir permiso al presidente? Desde luego, qué injustos son con el pobre hombre, que como figura destacada de la política intenta solucionar desinteresadamente un conflicto. ¿Por qué no aceptarán su ayuda? ¡Malvados!
Y encima los del PP se cabrean con José Mari. Claro, como Rajoy estaba ocupado aburriéndose en la reunión del Comité de Dirección en vez de tomando el sol en Melilla, la envidia le ha hecho creer que Aznar estaba desautorizándole. ¿Cómo podría hacer su antiguo jefe algo así? Menos mal que Cospedal salió en su defensa y alguien reconoció su esmerada labor en pro de la humanidad.
Y lo peor es que al final se quedó sin disfrutar de los encantos de Melilla. Qué buena persona, siempre pensando en los demás antes que en sí mismo.
PD: Si en vez de practicar el noble arte de la ironía hubiese dicho “Aznar es un desestabilizador oportunista y camorrero” el lector potencial se habría aburrido tanto como yo al no leer nada nuevo y original.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s