Euskadi, sin malos humos

Publicado: 9 septiembre, 2010 en Denuncia, Opinión
Etiquetas:, , ,
Recuerdo algunos aciagos días en los que mi fiesta nocturna acababa apoyado contra una pared, con la mano en la garganta y apurando rápidamente un vaso, sin importar su contenido. No era por efecto de las bebidas espirituosas, amigos, sino por los malos humos que se gastaban la mayoría de los parroquianos del local. Es decir, que me ahogaba por la excesiva concentración de humo.
No soy una persona asmática, así que puede imaginarse el lector hasta qué punto estaba cargado el ambiente. Por suerte, hablo de unos pocos momentos. Lo habitual es cierto picor en los ojos y, cuando llegas a las tantas a casa, dejar colgada la chaqueta en la terraza por culpa del pestazo a tabaco.
Claro que esto no es algo exclusivo de las noches. En ciertos bares también me han obsequiado, a primeras horas de la tarde, con el famoso perfume Eau de Colilla. Claro, como hay muchas personas a las que la sola idea de mantener una conversación sin un pitillo que les reponga fuerzas les da repelús, pues los que no somos fumadores activos tenemos que tragar (nunca mejor dicho) con sus malos hábitos.
Por suerte, esto parece a punto de acabar. La nueva ley antitabaco que prepara el gobierno de Patxi López (un acierto más en su gestión) quiere cortar de raíz para 2011 los malos humos de los fumadores, negándoles el privilegio de poder destrozar pulmones ajenos en locales cerrados y de concurrencia de público y, una gran idea, en los parques públicos, donde los niños aguantan la nube de humo de los padres, abuelos y demás personas.
Es decir, que por fin voy a poder entrar en un bar sin miedo a ahogarme o a acabar oliendo como los cosechadores de la planta del tabaco. Ya era hora de que se reconociese el derecho de una minoría a tener una buena salud, algo que hasta ahora los fumadores no permitían. Y es que si ellos quieren joderse sus pulmones, adelante, pero yo no tengo que ser un daño colateral en ese oscuro juego que se llevan entre manos.
Lo peor es que todos los hosteleros y los acostumbrados al piti en la boca ponen el grito en el cielo. ¿Qué pasa, que esta sociedad da privilegios a unos cuantos, permitiéndoles dañar la salud del resto? Creo que en la balanza donde se ponen los argumentos de las dos partes está muy claro quién tiene la razón. A un lado, el capricho y el vicio. Al otro, quienes queremos conservar nuestros pulmones rosas.
Y no es que sea de esos fanáticos antitabaco que arrancan los cigarros de las bocas y los patean en el suelo. Pero soy una persona sensata y sé lo que se puede y no se puede hacer. Y es más, en el caso de ser yo un fumador empedernido apoyaría sin dudar la ley del Gobierno vasco, pues soy consciente de que no soy la única persona en este mundo y los demás no tienen que pagar por mis errores.
En fin, que espero que el parlamento apoye esta ley y, por fin, Euskadi se libre de los malos humos que la invaden.
Anuncios
comentarios
  1. IBB dice:

    PUES YO SÍ QUE SOY ASMÁTICO Y VEO MUY BIEN QUE PROHIBAN DEL TODO FUMAR EN LOS BARES Y RECINTOS CERRADOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s