El Marco

Publicado: 14 septiembre, 2010 en Divagaciones, Televisión
Etiquetas:, ,
Por fin. Algo ha despertado al psicópata que llevo dentro. Algo va a alimentar esa necesidad de disfrutar con el sufrimiento (o la amargura) ajeno. Y es que Atonta 3, en su afán de competir con Telecirco por ver cuál de las dos tiene en reallity más polémico, ha decidido confinar a unas cuantas parejas en habitaciones de veinte metros cuadrados de las que no podrán salir. La cosa, vista desde el punto sociológico, es muy interesante, pero para el que quiere ver desamor, amistades rotas, peleas y mucha tensión (casualmente, yo) este programa es la bomba. Mucho mejor que ver a una panda de niñatos fingiendo aprender la educación que sus padres no les inculcaron a correazos (véase Las joyas de la vergüenza).
Y es que ya estaba harto de ver edición tras edición Gran Hermano. A mí me encantan las peleas entre varias personas, como crean sus pequeñas sectas y hasta la desesperación que causa la falta de tabaco (porque si falta comida ya optarán por el canibalismo, pero, por desgracia, al compañero no te lo puedes fumar), pero al final con ese programa caes en la monotonía y sólo te motiva ver a un tío con sombreo mafioso, en calzoncillos, gritando que es “un puto titiritero”.
Vale, puedo parecer un sociopata, pero es que, aparte de este atractivo, poca razón le encuentro yo a seguir la vida de varias personas que cobran (o cobrarán) una pasta sólo por dar juego televisivo. Seguramente El Marco no deje de ser telebasura, pero el morbo de ver a gente increpándose, tirándose cosas a la cabeza o similar me ayuda a pensar que, por unos meses, los locos están encerrados.
Eso sí, la realidad muchas veces supera a la ficción. Por ejemplo, esta foto:

El que está sobre el colchón no es un preso peligroso ni un pobre infeliz secuestrado. Se trata de un importante promotor inmobiliario de Pekín que ha impulsado las maravillosas habitaciones de siete metros (sí, la perrera de la foto) para los pobres de su ciudad. Quien quiera disfrutar de una de estas suites (con derecho a cocina, baño y sarna) sólo tiene que pagar 10 euros al mes. Puede parecer algo inhumano, pero es mucho mejor que vivir en la calle, a la intemperie y con la esperanza de que los niños de papá no quieran hacer mendigo a la barbecue.
A mí me parece una gran oportunidad. He visto fotos de personas ocupando las cámaras frigoríficas de antiguas morgues para pasar la noche en las grandes ciudades de Asia. Mientras nosotros nos quejamos de que nos quieran poner pisos de 30 metros, los que se instalen en las ‘perreras’ se considerarán afortunados. Y seguro que para ellos los de El Marco son dioses del Olimpo por poder vivir en tan fastuosa mansión.
PD: Busco compañer@ para compartir puente de reciente construcción. Razón: Acceso a Abetxuko, Río Zadorra, arco 3º.
comentarios
  1. jajajaj Dani eres un crack ! !Yo vi una vez ese programa y me pareció realmente absurdo, aburrido, lo peor. ¿Te causó algún tipo de sentimiento? Porque a mi no me movió ni un músculo. Sólo pensé: Joder, que chorrada, la hostia !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s