¿Qué harías si un chico, o una chica, te propone hacer algo prohibido? Seguramente la morbosa imaginación de más de uno daría lugar a elucubraciones calenturientas que pronto se congelarían al conocer el objeto de dicha propuesta: descargarse un disco, o un estreno de cine, de Internet.
Así arranca la última canción – protesta de Toni A. Martínez, Cuando fuimos piratas. En esta ocasión, al valenciano lo acompaña una nueva voz femenina, Gina, en su crítica a la ley Sinde con la que, de aprobarse, el gobierno tendría barra libre para cerrar todas las webs de intercambio de enlaces que quisiera de la forma más fácil. Se trata de un ingenioso videoclip que pone en entredicho la utilidad de dicha ley. Pero no sólo es eso. Se trata de dos voces más de las miles, o millones, que claman contra esta injusta decisión. Y es que, por muchos argumentos que utilicen los autores y la SGAE, es muy difícil ponerse de su parte. Aun siendo autor.
En primer lugar, la piratería es algo que se puede eliminar con eficacia sin tener que recurrir a la censura. Uno de los primeros pasos sería retirar los privilegios medievales a la SGAE de recaudar su ‘diezmo’ digital por cualquier cosa en la que puedan grabarse unos datos. No podemos tolerar que una entidad no gubernamental, cuyos socios son ciudadanos como nosotros con unos trabajos mucho mejor pagados, tenga derecho a cobrar un impuesto sin hacer nada, tan solo poner la mano a la espera de que esta se llene de billetes.
Una vez se ponga en su lugar a estos ególatras, el siguiente paso sería democratizar los precios de la cultura. Un disco no puede costar veinte euros, una entrada de cine no debe costar casi siete, o diez si es en 3D. Lo mismo para los libros, cada vez de peor calidad material, que rondan los veintidós euros. Estamos hablando de un sobrecoste respecto al precio de fabricación bastante importante, y que se pierde entre intermediarios, vendedores y productores/editores. Hay que recordar que del precio final el autor, el verdadero creador de ese producto, se lleva sólo un 10%.
Bajar los precios es la solución. Unos precios que atraigan, que merezcan la pena. De esa forma muchos nos animaremos a comprar un disco o ir al cine. Es más, yo prefiero pagar por ir a un concierto, cuya entrada va para mis ídolos, antes de que les den migajas. Pero eso es impensable. Ningún empresario quiere reducir su beneficio.
Pero lo más absurdo de todo no es que haya una serie de precios abusivos, sino que además se nos criminalice a todos sólo por ser usuarios de Internet. Como aspirante a escritor me humilla pensar que si quiero grabar en un CD mi libro tenga que pagar a los ‘artistas’ de España. Que cada vez  que encienda mi ordenador me acuerde de la parte del precio que se llevaron ellos porque éste era un instrumento potencial para delinquir. Que mi pen drive sea para ellos igual que una pistola en manos de un atracador. Sólo por eso, me dan ganas de descargarme hasta la biblia en arameo. Si me llaman delincuente a la cara, pues lo seré. Me opongo a un sistema que vulnera mi presunción de inocencia y me espía sólo por descargarme una serie, que dicho sea de paso las televisiones emiten de forma gratuita, máxime cuando en este país hay pedófilos que usan estas mismas redes para cometer el más deleznable de los delitos. ¿Por qué ellos gozan de tanta impunidad? Porque los jueces están muy ocupados en su labor de inquisidores de la cultura.
Si esto sigue así, dentro de poco la cultura será sólo para unos privilegiados con recursos. Se habla de cobrar a las bibliotecas por prestar sus libros, acallando la voz de sus autores. No deberíamos ser nosotros quienes nos pusiésemos en pie de guerra, sino los autores, a quienes eliminan su mercado los intereses comerciales de los editores, las discográficas y las productoras. Porque al final, ellos son los últimos perjudicados.
Y, después de esta reflexión, os dejo con la última canción de Toni A. Martínez:
Letra:
¿Recuerdas cuando en las bodas no había quien espíe?
Pensaban que cerrando webs iríamos más al cine.
Mi primer canon fue por grabar mis fotos de Ibiza.
Cuando en la pelu aún podías tener la radio encendida.

¿Recuerdas que en el cole aún pudimos hacer teatro?
Al África mandábamos todo lo recaudado.
¿Recuerdas cuando fue legal que me prestases cintas?
No se acudía a jueces cuando un disco no vendía.

Hey, vamos nena no te preocupes más. Telefónica no lo permitirá.
O el router será la nueva pata que iguale el sofá.

El hilo musical del Zara intento no escucharlo.
De veras que ahora siento que si escucho estoy robando.
Será mejor que empiece a conservar todos los tiquets.
No vaya a ser que venga el inspector que te los pide.

Hey, para qué coño quiero yo un CD. Si no cabe en mi MP3.
Mientras piensan, cómo adaptarse al cambio, les recordaré.

Cuando fuimos piratas, piratas de la red.
Cada puerta que cierran, les abrimos diez.
Hoy cenamos menestra, sin dejarnos el buey.
Todos los internautas ladrones son por Ley.
Ladrones son por Ley.

Usted, pida derechos cuando luzcan sus peinados.
Yo no cobro dos veces por un único trabajo.
Me choca que hay quien quiera ser a la vez juez y parte.
Pues desde la Edad Media que no hay nada semejante.

Reparten su botín entre amiguitos y no cuentan.
Que la música que escucho casi toda es extranjera.
Me cobran por el cine que salió de mis impuestos.
Jamás podré cantar el cumpleaños feliz sin miedo.

¿Hey, pero no pagamos un canon ya?
¿Hasta dónde más pretenden llegar?
Lo próximo quizás será cerrar la biblio municipal.

Cuando fuimos piratas, piratas de la red.
Cada puerta que cierran, les abrimos diez.
Hoy cenamos menestra, sin dejarnos el buey.
Todos los internautas ladrones son por Ley.

Cuando fuimos piratas, piratas de la red.
Cada puerta que cierran, les abrimos diez.
Hoy cenamos menestra, sin dejarnos el buey.
Todos los internautas ladrones son por Ley.
Ladrones son por Ley.

Web de Toni A. Martínez
http://www.toniamartinez.com/
Web de Gina Tost
http://www.ginatost.com

 

 

comentarios
  1. Con lo que me gusta a mi hacer cosas prohibidas jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s