En esta vida, todo está lleno de cambios. Desde la vida del más insignificante ser hasta la cúpula de un gobierno. Por eso, es normal ver entradas y salidas de ministros en el panorama político de cualquier país. Aunque esto, en ocasiones, se convierte en un giro brusco en el que ruedan cabezas y los sillones y carteras se intercambian con gran facilidad, sin derecho a réplica ni a llantos amargos. Algo así suele dar una imagen no muy favorecedora de quien está al mando de todas estas personas, el señor presidente. Pero, si su equipo está en crisis, este paso es necesario.
Zapatero ya hizo una maniobra igual hace algún tiempo, metiendo a pesos pesados de la ejecutiva del PSOE en los ministerios de más relevancia, confiando en que la larga trayectoria de estas personas encaminase su política hacia la salida de la crisis. Pero el cambio no ha provocado el efecto deseado. Por eso, el presidente del gobierno ha decidido afrontar una nueva remodelación que deja fuera a dos pesos pesados: María Teresa Fernández De la Vega, quien pierde la vicepresidencia primera a favor de Rubalcaba, mientras que a Moratinos, paladín de la diplomacia española y gestor de la crisis del Alakrana, le sustituirá Trinidad Jiménez, quien recibe así un voto de confianza tras su descalabro en las primarias de la candidatura del PSOE por Madrid. Sorprende la caída de quienes han estado seis años al lado de Zapatero, pero también hay que destacar la entrada de Pajín en Sanidad. De nuevo Zapatero apuesta por la ejecutiva en su cambio.
Lo que sí sorprende es el tijeretazo que ha dado en los ministerios. Vale que Vivienda podía integrarse perfectamente en Fomento y ahorrar una importante cantidad al año, pero creo indigno de un gobierno que se considera de izquierdas y cuya bandera es precisamente lo social elimine el ministerio de Igualdad, cuya creación fue aplaudida por quienes defendemos el progreso social.
Puede que en esta quiniela haya algún cambio de última hora. Todavía no es oficial, aunque tampoco lo ha desmentido el propio Zapatero. Lo que me parece evidente es que, aprovechando la salida de Corbacho, Zapatero se ha lanzado a la desesperada a buscar nuevas fórmulas que le ayuden a cumplir con la promesa que hizo hace unos días de que el PSOE ganaría de nuevo las generales.
Queda por ver en qué queda este cambio, si dará los resultados adecuados o si, por el contrario, la experiencia no ayudará a salir del agujero. La crisis necesita ser combatida con ideas nuevas y propuestas arriesgadas, y lo cierto es que las medidas presentadas hasta ahora, muchas de ellas impopulares, poco están ayudando a la recuperación.
Lo que está claro es que el gobierno intenta buscar como sea una ventaja, una nueva cara, un nuevo rumbo. Esto no sería necesario si en España se hiciese política de verdad, por y para el pueblo, y los dirigentes de la oposición tendiesen su mano en vez de ver, con los brazos cruzados, cómo nos hundimos, sin darse cuenta de que será a ellos a quienes les toque trepar hasta ver el cielo de nuevo, con un país a sus espaldas. Algo de lo que, desde luego, el PP no es capaz.

LA NOTICIA EN OTRAS WEBS:

http://www.elcorreo.com/alava/rc/20101020/sociedad/nuevo-ministro-trabajo-corbacho-201010200157.html

Anuncios
comentarios
  1. Ya sabes que en este tema me ahorro las palabras, mira que arde el blog jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s