La cuenta atrás ya está en marcha, los segundos vuelan y la incertidumbre se mantiene. Vitoria vive un momento trascendental, su candidatura a Capital Verde Europea puede convertirse en la triunfadora en cuestión de unas horas. Pocos pueden ser los vitorianos que nieguen estar pendientes del fallo. El orgullo por su ciudad, por nuestra ciudad, puede llegar a superar al ego bilbaíno. Pero no es cuestión de suficiencia o altanería. Este galardón lleva grabado a fuego el nombre de Vitoria, y lo llevará aunque no recale en nuestra ciudad.
Cuesta pasear por Vitoria sin encontrar un jardín, un árbol, o toparse en menos de quince minutos con un parque. Es difícil acordarse del trajín de la ciudad cuando traspasas la invisible frontera y te introduces en el Anillo Verde. Para algunos, demasiado verde. Por las arterias de nuestra ciudad corre la savia, y el compromiso de muchos vitorianos con la sostenibilidad es evidente. Si ponemos esto en la balanza, nos merecemos con creces ser los ganadores.
Comentaba hace unas semanas con una concejala la paradoja de esta nominación. Sus palabras eran claras. “Si valoran el compromiso de la ciudad, ganaremos. Pero si por el contrario quieren dar prestigio al premio, sin duda se lo lleva Barcelona”. Eran palabras sinceras, alejadas de la política del ‘vamos a lograrlo’ que se ha transmitido desde el Ayuntamiento, creando unas expectativas que puede que, lamentablemente, no lleguen a cumplirse. Recuerdo la tónica de las ruedas de prensa sobre temas medioambientales, en las cuales se recordaba claramente el compromiso de Vitoria con la sostenibildad. Un compromiso real, pero del que quizá se ha presumido mucho.
Leo en una entrevista al alcalde Patxi Lazcoz una interesante reflexión: piensa que ganar es “complicado”. Complicado pero no imposible. Él, su equipo, la oposición y todos los vitorianos hemos hecho un gran esfuerzo para lograr que este sueño se cumpla, pero el juego del politiqueo puede ir en nuestra contra y a favor de una Barcelona conocida en todo el mundo, una ciudad de indudable belleza y con gran prestigio. Se trata de un rival bastante duro, un adversario digno, pues a la balanza ella suma una indudable marca comercial.
Si ganamos, Vitoria verá recompensado su compromiso pionero en materia sostenible. Un compromiso que viene de lejos, que todos los equipos de gobierno, independientemente de sus siglas, han mantenido. Puede que nos quede mucho por hacer, pero todo el camino que hemos recorrido merece algo más que quedarnos a las puertas de ser la Capital Verde Europea.

 

comentarios
  1. IBB dice:

    ohh, has emocionado a mi vitoriano corazón defendiendo a vitoria, tu que tanto idolatras a bilbao. COMO DICE EL CORREO AUNQUE NO GANEMOS, VITORIA VA A SEGUIR SENTADA EN SU TRONO ESMERALDA. Y OTRA COSA, BARCELONA NO HA VENDIDO SOSTENIBILIDAD, EN LA CONFERENCIA SOLO HA HABLADO DEL BARÇA, QUE TIENE QUE VER ESO CON SOSTENIBILIDAD.

  2. danigonzalez dice:

    Precisamente por cosas como esas es Vitoria la que ha ganado. Nuestra propuesta era sólida y la competencia más directa estaba muy atrás.
    Gracias por tu visita, IBB.

  3. stefany soy atea y muerdo dice:

    y esto que?
    celebran plantitas?
    no, a mi no me interesa el planeta. u.u lo se no tienen que decirlo.

  4. Dani defiendes a Vitoria como si fuese tu ciudad, tu que eres tan bilbaino !! jajajaja
    Ahora, te digo una cosa, creo que Vitoria es muy buena ciudad en relación con medioambiente, no se puede negar que de verde está la ciudad llena😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s