Con la ilusión en los ojos

Publicado: 23 octubre, 2010 en Divagaciones
Etiquetas:, ,
Ayer me encontré con sueños, ilusión, aspiraciones. El deseo de unos niños de etnia gitana de llegar a ser buenos profesionales en diferentes sectores. En sus ojos brillaba el entusiasmo de quienes creen que pueden llegar a cumplirlos. Y eso, por un instante, me apenó. Eran jóvenes, llenos de entusiasmo, e ilusos. Vivimos en una sociedad que estigmatiza a los gitanos sólo por ser diferentes, amparándose en la política franquista que hizo de este colectivo el chivo expiatorio. Eso en España, porque cada gobierno ha hecho lo mismo en cada país.
Ahora no quiero hablar de estadísticas que les pueden impedir llegar a cumplir sus anhelos. Prefiero centrarme en que ellos son unos privilegiados. La ONG Fundación Secretariado Gitano, con el apoyo de las instituciones centrales, quiere motivarles para que sigan adelante con sus estudios y consigan sus aspiraciones. De hecho, el trabajo está dando buenos resultados. Esto es algo impensable aquí al lado, en Francia, donde el presidente Sarkozy ha decidido hacer de los gitanos su muestra de poder, y los expulsa a su país tras responsabilizarles de los altos índices de la delincuencia. Quisiera pensar que se trata de la diferencia de color político respecto a quienes gobiernan aquí, pero es que a veces son los propios gitanos los que dan pie a que se hagan estas asociaciones.
Un ejemplo de ello pueden ser las noticias que han aparecido estos últimos meses en EL CORREO, alertando de la presencia de mafias organizadas por miembros de este colectivo que extorsionan a las obras de la ciudad ofreciéndoles vigilancia a cambio de chatarra y dinero. Ver una noticia así en portada da argumentos a los racistas para lanzar sus afiladas críticas a este colectivo, pero también supone un duro golpe para aquellos que les defendemos, ya que quedamos desarmados ante la demagogia xenófoba. E incluso hay momentos en los que esto te toca tan de cerca que por unos momentos te planteas si acaso estás en un error. A mí me pasó cuando escribí este post:

https://15minutosymedio.wordpress.com/2010/06/08/brutal-agresion-con-robo-en-lakua-05/

El hecho de que una horda de chavales menores de edad atacase a una mujer mayor e indefensa y le propinasen una brutal paliza hace que se tambaleen todos los propósitos de la ONG que busca concienciarles para que se labren su futuro. Ayer, a esos niños con los que hablé, les vi capaces de cumplir con ese sueño, pero también pensé que igual el modelo de estos otros gitanos podía acabar frustrando su deseo. Y me maldije pensando en esa posibilidad.
A pesar de todo lo que he visto, y tenido que tragar, viviendo en un barrio como es el de Sansomendi, sigo confiando en que, a pesar de todo esto, hay bondad en este colectivo. Personas honradas que viven aguantando los tópicos, mirando avergonzados los ejemplos de incivismo por parte de sus compañeros. Vuelvo a repetirme: ayer vi a personas de este tipo, demasiado pequeñas quizá para comprender la maldad humana, pero con la ilusión en los ojos.

 

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s