El retorno de la musa

Publicado: 26 octubre, 2010 en Divagaciones
Etiquetas:, ,
Me encontré cara a cara con ella en fiestas de Basauri, el último lugar donde esperaba verla. Después de meses sin saber nada de ella, el reencuentro me hizo recobrar la esperanza de volver a estar juntos. Esa noche no dormí, obviamente por su culpa. Ambos estábamos muy ocupados poniéndonos al día, recuperando el tiempo perdido.
De esta forma recuperé la fe en llegar a ser escritor algún día. Casi había olvidado las noches en vela mientras una novela se escribe en mi mente. Escenas, giros bruscos, teorías disparatadas y un buen desenlace. Eran las nueve de la mañana cuando terminé el esqueleto de mi nuevo libro. Poco después empezaba a escribir el primer capitulo, poco a poco, en la PDA, hasta agotar su batería. Por fin, mirando mis ojeras y el pelo despeinado en un espejo, sonreí satisfecho. Volvía a ser yo.
En verdad, no había perdido mi inspiración. Sólo la había dejado aparcada mientras entregaba mi sudor a un trabajo agotador pero reconfortante: el de periodista. La falta de tiempo y la plena dedicación me impedían pensar siquiera en sacar del cajón alguna de esas ideas que algún día tendrán un titulo sugerente y, al menos, tres asesinatos. Pero ahora, mientras ejerzo como freelance con cliente fijo, nada me impide dar forma a mi idea.
Soy consciente de que no estoy escribiendo el próximo best seller. Seguramente no llegará a las imprentas. Pero el reto es lo suficientemente apetecible como para sucumbir a la tentación, además de un buen entrenamiento para cuando me ponga a escribir libros de verdad. Y, por supuesto, la idea de combinar novela negra con comedia al más puro estilo Castle es un buen estímulo.
Tengo que agradecer a Álvaro el brindarme una idea tan buena. Un escritor reconocido no le habría dado mayor importancia, pero fue oír sus palabras y encontrar un argumento. Respondimos a las típicas preguntas: el móvil, el perfil de las víctimas y un esbozo de los personajes principales.
Dejamos que la idea se enfriase mientras disfrutábamos de la fiesta. Sigo pensando que el Vegas del Rivilla con cola y mora hizo mucho para que la retomase horas después. Con la mente embotada con la dosis justa de alcohol, todo se ve de diferente forma. Tengo que reconocer que las mejores ideas me han venido en ese estado, sin estar borracho pero sí con esa chispa que despierta mi lado más creativo.
Mientras voy escribiendo lleno las lagunas que quedaron aquella noche. Han hecho falta algunos cambios para que todo conectase, pero eso no altera para nada el resultado. Ahora estoy en esa fase que yo llamo “hacer magia”, que consiste en escribir el mejor texto para cada ocasión y que tanto me ha ayudado en mi trabajo. Sólo que en este caso no tengo que atenerme a unos hechos reales.
Me he dado de tiempo cinco meses para acabarlo. No será muy largo. Después vendrán las correcciones, añadir o quitar escenas, y buscar conejillos de indias que hagan de él una crítica sincera. Y, si tengo la suficiente confianza u orgullo en mi trabajo, quizá tantee a alguna pequeña editorial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s