Como escritor especializado en el desamor, soy consciente de que el tintineo de unos hielos en una copa bien cargada es el mejor recurso para dar alas a las divagaciones de una persona con una herida mortal en lo más profundo de su pecho. Ahogar las penas en el alcohol es, cuanto menos, el mejor argumento para generar compasión en los lectores. Y, consciente de ello, me deleito al escribir frases como “me hizo desear probar el sabor de sus lágrimas, que intuía tan dulces como el baileys que rozaba sus labios a cada trago”. De hecho, este mismo argumento es el que ha inspirado a Melendi en su canción ‘Melancolemia’, y el que me ha dado la idea de qué escribir hoy.
Porque este recurso no es algo que nos hemos inventado los escritores, sino que parte de una triste realidad. Porque la figura del que bebe por despecho, intentando anestesiar la herida punzante de su corazón, es tan real como falso puede llegar a ser el amor. Muchas personas se entregan a este remedio para recobrar, por unas horas, el ánimo perdido, para olvidar su desgracia y pensar por un momento en otra cosa que no sea la soledad.
Aunque esto esté tan extendido, lo cierto es que no deja de ser una solución inútil. Hace unas semanas una de mis lectoras reflexionaba sobre este tema con una frase certera. “Las penas con alcohol no son menos”, decía Stefany, y no puedo sino darle toda la razón. Al final, el alivio que se obtiene a través del alcohol apenas dura, y volver al mundo real se convierte en algo más doloroso que antes de beber.
Parece ridículo engañarse a través de la bebida en vez de afrontar los hechos y mirar hacia delante. Es el camino difícil, el de la agonía, el de luchar contra los recuerdos sin recurrir a otra arma que no sea la fuerza de voluntad. Pero comprender eso para el que malvive entre el abismo es complicado, sobre todo cuando parece haber una vía más fácil, que permite ahogarse en la miseria mientras uno cree que es feliz.
Buscar el alivio en el fondo de un vaso es un error que se paga caro. El amor no merece semejante sacrificio, ni éste ni muchos otros. Pero es tan difícil resistirse a la tentación de olvidar por unas horas la desdicha…
En fin, os dejo con la canción de Melendi, sin duda alguna la mejor del disco.
Letra de la canción:
El motivo de esta carta es pedirte que no vuelvas
que se ha deshecho la tarta que se apagaron las velas
no calientan los fogones ya ni corren las cortinas
ni si quiere los ratones andan ya por la cocina.
Y a veces una jaula nos da la libertad
probablemente de la jaula que hable
sea un bar, para olvidar.
Hoy es el día de la melancolemia
de ahogar tu besos en quintos de cerveza
siempre decías que querías ver lugares
hoy estoy de acuerdo voy a empezar por lo bares.
Y aunque tenga el corazón  aún cerrado por las obras
y aunque últimamente vea el vaso siempre medio vacío
te escribo esta última carta amor mío.
El motivo de esta carta es pedirte que me entiendas
se han marchado mis calcetines pa’ ir en busca de tus medias
ya no es corriente ni el agua, no me enroscan las bombillas
ya no cierran los cajones porque extrañan tus braguitas.
Y a veces una jaula nos da la libertad
probablemente de la jaula que hable
sea un bar, para olvidar.
Hoy es el día de la melancolemia
de ahogar tu besos en quintos de cerveza
siempre decías que querías ver lugares
hoy estoy de acuerdo voy a empezar por lo bares.
Y aunque tenga el corazón  aún cerrado por las obras
y aunque últimamente vea el vaso siempre medio vacío
te escribo esta última carta amor mío.
Realmente me has querido, no, no lo podrás decir.
Si sólo con mirarme, si, te crece la nariz.
Hoy es el día de la melancolemia
de ahogar tu besos en quintos de cerveza
siempre decías que querías ver lugares
hoy estoy de acuerdo voy a empezar por lo bares.
Y aunque tenga el corazón aún cerrado por las obras
y aunque últimamente vea el vaso siempre medio vacío
te escribo está última carta amor mío.
Anuncios
comentarios
  1. Es toda una señora canción, como casi todas las creadas por Don Melendi, que gran señor !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s