Papel y tinta

Publicado: 15 noviembre, 2010 en Denuncia, Literatura, Opinión, Tecnología
Etiquetas:, ,
La aparición del libro electrónico en nuestras vidas ha abierto la puerta a la lucha entre la tradición y las nuevas tecnologías, un debate que se plantea siempre a cada avance, y que siempre tiene un claro vencedor: la modernidad. Es indudable que un ordenador es mucho más útil que una máquina de escribir, incluso para los nostálgicos que aún guardamos la nuestra a buen recaudo, y que pasar de la imprenta de tipos móviles a las actuales rotativas fue un avance increíble. Pero, en el caso del e-book, no se puede hablar de un cambio a mejor. Ni mucho menos.
Llevo tiempo dándole vueltas a este tema, dotando poco a poco de argumentos mi postura, y ayer, mientras leía el artículo de Pérez-Reverte en XL Semanal sobre este tema me di cuenta de que ambas posturas pueden ser correctas. Por una parte, quienes defienden la implantación de este sistema hablan de reducir el consumo de papel, objetivo ecológico de indudables beneficios, además de las ventajas de llevar en un aparatito toda una biblioteca, con lo que ello supone. Viendo esto, parece que el libro electrónico es lo mejor que nos podía haber pasado, y que el tocho tradicional está por desaparecer. Pero las cosas no son así.
El libro electrónico es una buena herramienta, pero sólo para aquellos que buscan la simplicidad y la comodidad. Porque aquellos que nos deleitamos ante el tacto del papel, del olor a tinta fresca, del sonido de las páginas al pasar y, sobre todo, sentir el peso de esas quinientas páginas en el regazo, devorándolas lentamente, no vemos placer en tener que recurrir a unas teclas para desgranar ante nuestros ojos una historia. ¿Cómo va a dedicar el autor un solo ejemplar en formato electrónico? ¿Con qué se van a calzar ahora las mesas, como diría IBB?
Libro es sinónimo de papel y tinta, mientras que leerlo a través de una pantalla es una forma light de hacerlo. Puede parecer más cómodo, pero no es una evolución, sino un retroceso, sobre todo cuando el archivo digital cuesta más o menos lo mismo que el tomo en papel. Es decir, que si el editor se ahorra un pico en papel, tinta y distribución, ¿cómo repercute eso en el precio? Vamos, que el libro electrónico es una nueva forma de aumentar los beneficios, así de claro. No solo con la venta de los lectores de libros electrónicos a precios abusivos. Y luego se quejan de que les ataca la piratería. ¡Por supuesto! Quien roba a un ladrón…
Por otra parte, el e-book tiene su parte buena. Puede dar voz a esos autores noveles que intentan hacerse un hueco en este mundo, pero que no cuentan con la confianza plena de una editorial. Quizá sea la oportunidad que necesitamos los que queremos labrarnos un nombre, captar unos lectores.
El tiempo dirá quién gana esta lucha.

 

Anuncios
comentarios
  1. yo estoy contigo, no me parece una evolución, donde esté un libro, sobra el resto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s