La frase

Publicado: 5 diciembre, 2010 en Microrelatos
Etiquetas:, , ,
Buscaba aquella frase en las sombras, en la oscuridad, deseando que me guiara hasta la luz de tus ojos. Necesitaba poder decir, con la voz entrecortada, un conjunto de palabras con un sentido especial, que no cayeran en el olvido, que te desgarrasen el corazón.
Pero no podía, mi acostumbrada locuacidad se veía amordazada por tu sola presencia, y tan solo lograba emitir balbuceos incoherentes. Yo, que me creía amo y señor del lenguaje, príncipe de la ironía, relegado al papel de constante bufón.
¿Cómo podías causar tal efecto en mí? Estaba claro, no eras una más. Eras la persona que merecía que creasen, sólo por ella, un idioma nuevo, con palabras cuyo significado sólo entendiésemos los dos.
Pero no tenía fuerzas para meterme en esa lucha, y me consolaba con llenar de borrones la libreta, que agonizaba ya sin hojas.
Me frustraba pensar que nunca podría decirte que mi alma se negaba a volver junto a mí hasta que tú se lo pidieras con el suave roce de tus labios sobre mi piel.
Vitoria, 05 de diciembre de 2010

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s