Ánimo, Luis Antonio

Publicado: 13 febrero, 2011 en Microrelatos
Etiquetas:, ,

Su apretón de manos era enérgico, y en él Luis Antonio conseguía transmitir parte de esa vitalidad que, a pesar de sus cincuenta y cinco años, todavía conservaba intacta. En sus ojos, que muchos imaginarían enturbiados por la locura, convivían juntos el brillo de la determinación con su agradecimiento sincero. No podía esbozar una sonrisa, la vida le había castigado demasiado como para poder recordar cómo se hacía, tan alejado de su casa y con un peso tan grande a sus espaldas.
Faltaban apenas unas horas para que este gallego volviese a la carretera, listo para caminar miles de kilómetros a modo de protesta por una injusticia que le había despojado de gran parte de su esperanza. Si alguien le hubiera visto de lejos, pensaría que era uno más de esos venidos a menos que pululan por las calles, a un paso de la indigencia. Sólo de cerca, compartiendo unas palabras, un café, con él, se podía descubrir el motivo de su desesperación.
– Muchas gracias por todo. De verdad.
A pesar de la desgracia que le envolvía, Luis Antonio no había perdido las ganas de agradecer algo a alguien. Era cierto que había tenido pocas ocasiones para hacerlo, y por eso repetía una y otra vez la misma frase, pensando que si no lo decía otra vez no sería suficiente.
Y al otro lado de ese apretón de manos, todavía recordando los detalles de una historia de mentiras, dolor y crueldad, yo sólo podía decirle una cosa.
Ánimo, Luis Antonio.
Vitoria, 13 de febrero de 2011

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s