Como si se tratase de un pervertido que con lascivia susurra al oído de la inocente veinteañera a la que ha engatusado, los escaparates de las sucursales de Caja de Burgos van a por todas. “No vamos a hacer nada que tú no quieras”, reza su mensaje, acompañado de un asterisco que indica que no se han reconvertido en un burdel, sino que están promocionando su obra social. Un curioso reclamo que consiguió llamar mi atención el pasado sábado y que me hizo reflexionar sobre hasta dónde pueden llegar los dobles sentidos.
Aparentemente es una inocente frase que hace referencia a que el destino del dinero de la obra social lo eliges tú, algo muy de moda entre las cajas de ahorros. Pero a muchos les saltará a la vista otro mensaje escondido entre sus palabras, de connotación sexual. Y es que para quienes adoptamos de la serie Los Serrano el concepto de ‘mente sucia’ el mensaje se puede entender como ese tópico erótico que sirve para romper un poco el hielo e intentar infundir confianza en aquella persona a la que queremos llevar a la cama.
Por eso me parece, más que divertido, extraño que una entidad financiera haya apostado por un slogan con doble sentido. Será que buscan llamar la atención –desde luego lo consiguen– e intentar quitarse el sambenito de empresa seria y gris, pero lo que puede ayudar a que los jóvenes se lancen nómina en mano puede, por el contrario, espantar a personas que consideren poco adecuada esta consigna.
En el mundo de la publicidad hay que jugársela, y en vez de simplificar con “Tú eliges el destino de tu dinero” es mejor dar un toque original, pero hoy en día todavía cuesta hacerse a la idea de que los bancos se atrevan con el sensacionalismo. No dudo que sería divertido ver anuncios del BBVA o el Santander al estilo ‘Si yo fuera humano’, pero para quienes manejan sus timones algo así es equivalente al sacrilegio.
Me alegro de que haya entidades que apuestan por, nunca mejor dicho, romper el hielo, pero también sé que todavía no es el momento para lanzarse a la piscina de la publicidad creativa para quienes viven de vender una imagen seria –incluso de ogros, si hace falta–. Pero todo llegará, y aunque la gente se asuste ante el efusivo reclamo de Caja de Burgos, ellos han dado un paso necesario.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s